8/23/2005

pirateria

el tema por supuesto es complicado y parece moverse a traves de grandes y poderosas redes económicas plagadas de intereses monetarios. Ayer, viendo un pograma de entrevistas, encontré una opinión sorprendente, Guillermo Toledo se mostraba ferozmente a favor de la pirateria y en contra de la política que se está desarrollando actualmente en este campo. La verdad es que me sorprendió bastante, no por que esas palabras manasen de su boca, todo lo contrario, pues él resulta tener unos ideales ya manifestados públicamente en las actuaciones de su compañia de teatro (Animalario, creo recordar); mi sorpresa surgió al ver que por la tele también sale gente manifestandose en contra de los ideales contrarios a la pirateria.

Lo que me sorprende igualmente es que son los "artistas consagrados", los grandes vendedores y dominadores de las listas, los que más protestan y a los que más se les puede ver. Artistas pequeños, en teoría los grandes afectados por la piratería, aquellos que son susceptibles de no encontrar la financiación de las compañias por culpa de los déficits que soportan por la copia ilegal de cedes, siempre se muestran dispuestos a distribuir su música para que alcance al mayor público posible y que sean estos los que colmen las salas en sus conciertos.

Una cosa esta clara, los artistas llenan sus conciertos de gente que compra alguno de sus discos (en general, el que supone el primer contacto entre banda y consumidor) en una sabana de la calle (o en cualquiera de sus modalidades).

Cada cual que piense lo que quiera, pero fijemonos en algo. ¿En cuantos blogs pagas por leer los pensamientos (las canciones también lo son) de la gente que los publica? ¿La teoría de la relatividad o las publicaciones de Mendel son tan diferentes como para poder acceder toda la sociedad a ellas?.

Ya me contareis.

5 comentarios:

natanael martínez dijo...

Sobre este tema tengo mucho que decir, así que me lo voy a pensar bien... pero así de golpe me parece una barbaridad el mero hecho de intentar comparar la teoría de la relatividad con una canción...

También es un tanto atrevido decir que una canción es un pensamiento...

En unos días contestaré pero Josu relee alguna de las cosas que has puesto en el último párrafo.

Parasite dijo...

Precisamente a eso me refiero, en mi opinión los avances científicos que supusieron las tesis de ambos autores (Albert y Mendel) las hacen infinitamente más complicadas que cualquier canción (no me refiero con esto a las grandes composiciones clásicas, que incorporaría en otra clasificación). Esa razón las hace especieales y porque sus teorías están accesibles, porque ellos no cobran derechos de autor por ser enseñadas en las universidades, por qué la gente no pretenden limitar su uso y disfrute a aquellos que compren sus publicaciones y sí lo hacen las compañias?.

Creo que no habías comprendido el sentido de mi discurso. Pero me gusta que surja el debate.

Nos vemos.

Miguel A. Maroto dijo...

¿Que tiene que ver, por mucho que tu quieras, las teorías científicas con las canciones y el negocio que mueven estas?

Son cosas completamente distintas. Y lo de la pirateria no me cuadra para nada con lo que dices ahora.

¿Que nos quieres decir?

Parasite dijo...

Joer, está calentito esto. Veamos:

la pirateria es un mecanismo para escapar de los aranceles que ponen las empresas, compañias y cantantes para el disfrute de las canciones.

los peajes a los que nos someten vienen, en gran medida, interpuestos en concepto de derechos al autor.

las teorias científicas escapan de esos aranceles y, por ende, en el concepto ideal, de interés economico. De esta manera su distribución se hace libre, la copia (entendida como duplicación, no como plagio) no constituye, en si misma, un delito.

Este es el aspecto que parece no haber quedado claro. Pero en cualquier caso, el debate se centra en otro aspecto. La pirateria, la copia ilegal.

Continuará?

Leo dijo...

El que los artistas consagrados sean los que se quejen se debe a que no obtienen ningún beneficio de la piratería (más bien todo lo contrario).
El resto obtiene un beneficio indudable (gracias a internet): se dan a conocer al público. Lo más difícil es empezar, obtener el prestigio, que la gente te conozca.
Por otra parte, no verás discos de artistas "pequeños" en el "top manta".

Hay que tener en cuenta que cuando se compra un disco original no solo se adquieren los temas musicales sino también un disco con su diseño, información, letras, etc. Es una cuestión de respeto al artista.

Como consumidor me resulta caro el adquirir un disco (legal claro). Desconozco si este precio está justificado o no. Eso lo tienen que decir los expertos.

Nadie pretende evitar ni complicar el disfrute de las música. Simplemente quieren ganar dinero. Una vez más, el dinero como "fin" en vez de "medio" (este es el verdadero problema de la humanidad, la causa de casi todos los problemas).

Existe reglamentación sobre adquisición de patentes (copyright si se trata de obras artísticas) que informa, entra otras cosas, sobre lo que es susceptible de patentarse y lo que no.

Y este tema, por desgracia, toca campos mucho más importantes, como por ejemplo, el farmacéutico. Es evidente que lo legal y lo moral no tiene por qué coincidir.