2/06/2007

que cochinotes

Pues sí y no es por los pobres cochinos que comemos (o comen) en Segovia. En este caso es por la gente que piensa que las cosas que tiran al suelo se limpian solas. Cada mañana, cuando entro en el metro, me encuentro con que la gente tira su abono viejo, su billete usado o la colilla de su cigarrillo al suelo, sin más, en un acto cuasi-reflejo. Total estas cosas son pequeñas y el suelo muy grande, no? -deben pensar-.

Esto se traduce en que cuando andas por ahí, te encuentras colillas de vete tu a saber cuando, coño que casi te sientes un descubridor!. Un día, cuando los humanos ya no estemos en la tierra, un individuo de una raza futura encontrará uno de estos cigarrillos, extraerá adn y toma! será como parque jurásico, pero con nosotros como mascotas!

Como todo, esto también tiene su lado positivo! Sólo hay que mirarlo con otros ojos!

4 comentarios:

Martuki dijo...

Juas, si nosotros fumásemos eso podría significar una "nueva vida" para un "nuevo yo", ya q sólo pueden clonar lo físico, pero no se iban a reproducir las condiciones ambientales q nos han hecho tal y como somos, pero hey, quién no ha querido ser diferente alguna vez? Es la oportunidad perfecta!!! Voy a ponerme a fumar a ver si lo consigo... Claro q luego se tiene q dar la casualidad d q elijan TU colilla y no otra, así q casi mejor q lo dejo...

Tinez dijo...

Un amigo mío decía que igual que los fumadores tiran el cigarro al suelo antes de entrar al metro, los no fumadores podemos echar una meada en el suelo antes de entrar al metro, total luego pasará alguien a limpiar no?

En el aspecto de la limpieza en las calles el país más civilizado es Japón. Los fumadores están obligados o bien a fumar en zonas fijas en la calle, con sus extractores de humo y todo (si, si extractores en plena calle) o bien a llevar un cenicero de mano. Busca en internet fotos del distrito de Tokio llamado Ahikabara, vas a flipar lo limpio que está todo. Igualito que la Castellana.

Por cierto y sin que venga a cuento, que pasa priiiiiiiiiiimo!!!! Hay que ver la de tiempo que hacía que no leía tu blog!!! Esto de trabajar 16 horas al día me ha alejado de la realidad cotidiana.

Un abrazo enorme!

Parasite dijo...

jejeje molaría mucho que las calles estuviesen mucho más limpias y es que a mi, personalmente, me da mucha rabia ver a la gente que tira cosas pequeñas como chicles o cigarrillos con un desprecio curioso, como si el pequeño tamaño fuese la escusa suficiente.

Por orden, martuki, buena reflexión metafísica, me gustó! Priiiiiiiimo! que pasa! joer, te tengo desaparecido, por entornos cercanos se que estas cojonudo, pero hay que tomarse argo un día y vernos los caretos! Y bueno, piensa que aún te quedan 8 horas de descanso! si es que nos quejamos por nada!

Parasite dijo...

Y un abrazo enorme, coño! que he dado al botón sin querer!